Ud. se encuentra en ambiente DEV. Algunos datos podrían no ser los más actuales.

Revista / Artículos

ILUSTRADORAS CHILENAS COMENTAN SOBRE LA REPRESENTACIÓN FEMENINA EN EL CÓMIC

ILUSTRADORAS CHILENAS COMENTAN SOBRE LA REPRESENTACIÓN FEMENINA EN EL CÓMIC

Publicado el 05 de Junio de 2018 en Artículos


Tres reconocidas ilustradoras chilenas se encontraron Universidad Diego Portales en Santiago de Chile, en una conferencia que duró casi dos horas. Sol Díaz, Marcela Trujillo y Natalia Silva, comentaron sobre sus historias y el cómic femenino en estos tiempos.

Por: Andes Ilustrado

Moderada por el escritor y profesor universitario Álvaro Bizama, la cátedra del área Mujeres y Medios UDP “La mujer en el cómic: representación y presencia desde la mirada de tres ilustradoras”, tuvo lugar el martes 29 de mayo en dependencias de la Universidad Diego Portales, donde se abordó el tema actual de la mujer en la ilustración, ante los cambios sociales que se están viviendo en Chile y en el mundo, donde el feminismo ha tomado cada vez más fuerza.

El escenario es así: el mundo está viviendo cambios culturales con el feminismo como bandera de lucha y las universidades chilenas están siendo tomadas por una lucha feminista que exige igualdad de oportunidades y ponerle un alto a todo tipo de abuso hacia sus alumnas, y la mujer en general.

Por eso mismo, es que no necesariamente las voces se representan de manera hablada, sino que también hay una representación a través de lo visual y, en este caso, el cómic, cuando históricamente ha sido relacionado a un mundo de hombres y donde la presencia femenina ha sido delegada al mínimo.

Marcela Trujillo, Sol Díaz y Natalia Silva, son tres ilustradoras chilenas que a través de sus publicaciones han ganado reconocimiento, llegando a identificar con sus historias tanto a mujeres como a hombres, con temáticas y problemas que se viven en la sociedad general, pero, por sobre todo, en el día a día femenino.

Lo que están haciendo ellas en el cómic y la historieta chilena es relevante”, partió diciendo Álvaro Bizama sobre las ilustradoras presentes y no es para menos. Marcela Trujillo es artista visual y una de las primeras exponentes del cómic autobiográfico en Chile y a la fecha, ha publicado seis libros, siendo Ídolo en 2017, su última novela gráfica. Por su parte, Sol Díaz es diseñadora gráfica de la Universidad de Chile y se le reconoce por el éxito de sus libros Bicharracas y ¿Cómo ser una mujer elegante?

Natalia Silva es la más joven de las tres, pues aún es estudiante de Diseño Gráfico de la Universidad Diego Portales, pero bajo el seudónimo de ‘Natichuleta’ publicó No abuses de este libro, cómic autobiográfico que cuenta los abusos sexuales que sufrió de niña y cuya historia será llevada al cine en Brasil.

Introduciendo la conversación, el escritor Álvaro Bizama pregunta “¿qué significa hacer cómic hoy día?” y las tres ilustradoras coincidieron que es “importante”. “El cómic siempre ha significado para mí, un lenguaje que me permite ser honesta, no tener vergüenza ni pudor ante nada”, comenta Marcela Trujillo, quien además contextualizó su situación familiar siendo solo mujeres, pero con un padre que fue machista: “como mujer, para mí ha sido importante. Me crié en una familia de puras mujeres, sin embargo mi padre era muy machista –ya no lo es, aprendió- y siempre pensaba que ser mujer era súper mala suerte, como que veía que los hombres tenían ‘poder’”.

La artista visual viene dibujando historietas desde fines de los 80’, llegando incluso a dibujar en la mítica y desaparecida revista chilena Trauco. Aunque Marcela comenta que nunca ve el dibujo como un trabajo, comenzó a publicar en poco a poco en revistas y otras publicaciones sintiendo que de verdad podía dedicarse a esto, pero fue en Trauco, donde se insertó siendo la dibujante y no la guionista, a lo que alega: “veía que los cómics eran muy machistas, historias de hombres, y mujeres como de adorno, viendo el cuerpo como satisfacción para el hombre o también, la imagen de la mujer como bruja”.

Las ilustradoras han realizado publicaciones que reflejan la imagen de la mujer en diferentes situaciones. En el caso de Marcela Trujillo y Natalia Silva, los cómics autobiográficos han logrado evidenciar sus vivencias, pero también expandirlas al sentir de muchas otras mujeres. Pero por su parte, Sol Díaz ha sido la única de las tres invitadas en no realizar una publicación así, sin embargo es clara en señalar que cada uno de sus “personajes son un pedazo de lo que soy yo. Mientras más uno hable de uno, habla más de todos los demás; porque tan diferentes no somos”.

En ¿Cómo ser una mujer elegante?, Sol Díaz traspasa al dibujo los pensamientos y acciones más sinceros de toda mujer, con frases que acompañan las ilustraciones, empoderando la imagen de la mujer como realmente es. Y por otra parte, Sol también recordó su presencia en una feria del cómic que se hacía antiguamente en Santiago, donde presentó Bicharracas frente a otros dibujantes, “al estar yo con mis cómics, en mi propio stand, con mis propios libros; abrí una especie de tercer ojo y me dije: ‘hay más cómics y no solo de superhéroes’”, que era el tema mayor existente en ese momento, pero Sol dice que “en esa primera instancia, me ayudó mucho esta diferencia que yo cargaba por hablar de temas femeninos, como la belleza, como son las Bicharracas, que hablan de ‘ser feas’, de cómo nos vemos y qué tanto nos preocupa a las mujeres (…) Las mujeres tenemos mucho esa capacidad de hacer de una dificultad, una oportunidad y yo creo que en ese momento fue una oportunidad tener un tema distinto”, argumenta.

Y si hablamos de dificultades que se transformaron en oportunidades, hay que destacar el trabajo realizado por Natalia Silva. No abuses de este libro, se llama la publicación con la que Natalia se hizo conocida bajo el seudónimo de ‘Natichuleta’ y que en la cátedra Álvaro Bizama aseguró que “me parece un texto valiente”. ¿La razón? Natalia comenta los abusos sexuales que sufrió cuando era una niña a través de esta novela donde su personaje Tina, vive una niñez marcada por los abusos de su padrastro –a quien enfrenta mentalmente a través de su alter ego súper héroe–, hasta que en su adolescencia decide denunciarlo. Una historia cuya realidad supera la ficción.

“A mí el cómic autobiográfico me ayudó a sanarme y eso también ayuda a los demás. Eso es lo bonito”, aseguró Natalia en la cátedra de la Universidad Diego Portales, quien además añade que para ella dibujar “siempre fue la salida a cosas malas que me pasaban cuando niña”.

  

“A veces a las mujeres nos da vergüenza contar cosas, porque culturalmente nos enseñaron a guardar secretos, a quedarnos calladas (…) Entonces cuando uno cuenta una historia real o que quieres ficcionar, tienes que ser honesta contigo misma y eso a veces cuesta como mujer, pero también ayuda que otras mujeres lo hacen y no pasa nada (…) Cuando uno hace algo honesto que da vergüenza –como lo que hizo Natalia- llega gente y dice: ‘gracias por lo que hiciste, porque a mí me pasó lo mismo’”, comenta Marcela Trujillo sobre lo que significa retratar historias y situaciones que viven las mujeres, en los distintos trazos del cómic.

Tres ilustradoras que dieron sus puntos de vista y comentaron cómo es que a través de sus cómics han logrado no solo reencontrarse con el género femenino desde los lápices, sino también así mismas, desde las historias y las situaciones que se comparten con otras mujeres del mundo.


Anúnciate con nosotros

Otros contenidos similares